LINEAMIENTOS PARA LA PRODUCCIÓN AGRÍCOLA VEGETAL, EN VENEZUELA, CON UN NUEVO GOBIERNO

Ingeniero Agrónomo Pedro Raúl Solórzano P.
Profesor jubilado de la Facultad de Agronomía,
Universidad Central de Venezuela.

Maracay, 20 de septiembre de 2012.

 

La agricultura venezolana se encuentra en la actualidad en uno de sus peores momentos, si no el peor, desde la aparición del petróleo como fuente primordial de riqueza para el país. Es un momento en el cual importamos grandes cantidades de alimentos en los más variados productos, tanto de origen vegetal como de origen animal; cuando hemos dejado de ser exportadores de algunos excedentes de alimentos como el caso del arroz, y de algunos frutos especialmente producidos para exportación como es el caso de mangos y cambures; cuando se ha menoscabado la importancia de los centros de formación y de investigación agrícola como el INIA en el sector oficial, y como las universidades nacionales que cuentan con escuelas en las áreas de las ciencias agronómicas. Esta situación implica que se debe tratar de recuperar esta actividad, orientada de la mejor manera posible, para que se asegure la alimentación de la población venezolana, a la vez que sea generadora de empleo, estabilizadora de las familias venezolanas en el campo, favorecedora de una ocupación organizada del territorio nacional y de un uso racional y eficiente de nuestros recursos naturales.

 

En estas acciones debe jugar papel muy importante la inversión privada, tanto por empresas nacionales como transnacionales; así como debe considerarse de la mayor prioridad asegurar a los productores del campo la propiedad de sus tierras y la seguridad personal, tan crítica en la actualidad especialmente en las regiones fronterizas.

 

En este breve documento solo se alcanza a delinear algunas acciones que deben considerarse para el resurgimiento de nuestra agricultura, unas de carácter inmediato y otras para el mediano y el largo plazo. Todas estas acciones son muy sencillas de realizar, conocidas por muchas personas y presentadas aquí de manera muy clara. Sin embargo, y quizás lo más importante para evitar tantos errores cometidos con la agricultura venezolana, es que para su ejecución, se seleccionen personas suficientemente capacitadas y conocedoras del sector agrícola del país, que puedan llevar a cabo estas tareas de la manera más eficiente posible. Estos errores han llegado a su máxima expresión durante estos últimos diez años, cuando la dirigencia agrícola nacional, los responsables de las políticas agrícolas, han sido personas totalmente ajenas al sector agrícola y con un absoluto desconocimiento de esta actividad, por lo que se ha desembocado en un caos, ejemplarizado por la inmensa cantidad de alimentos que se importan diariamente.

 

ACCIONES INMEDIATAS.

 

Se parte de que el nuevo gobierno inicia sus actividades en el mes de enero de 2013 y desde ese momento se deben comenzar las acciones inmediatas. La primera de estas acciones es la planificación de todas las siembras para el año, estimando las superficies para cada cultivo con la participación del sector oficial por medio del MAT y alguna otra instancia que se considere necesaria, los productores agrícolas por medio de las asociaciones correspondientes, el sector agroindustrial receptor y procesador de alimentos y suplidor de insumos, el sector comercio y los entes financieros.

 

Los acuerdos entre estos sectores de la actividad agrícola para la planificación de las siembras, permitirán que se facilite su ejecución, ya que esos planes llevan incluidas las potencialidades de cada uno de los sectores.

 

1.-Planificación de las siembras anuales para conocer la superficie a sembrar de cada cultivo, su ubicación geográfica, y sistema de producción.

 

1a.-Planificación de las siembras de cereales del ciclo de lluvias (secano).

1b.-Planificación de las siembras de soya de secano.

1c.-Estimación de siembra anual de hortalizas y algunos frutos como lechosa, parchita, cambures, melón, patilla.

1d.-Planificación de siembra anual de caña de azúcar.

1e.-Planificación de siembra de leguminosas de grano.

1f.-Planificación de siembra anual de oleaginosas.

1g.-Planificación de siembra anual de algodón.

1h.-Planificación de otras siembras.

 

2.-Realizar inventario de la superficie de cultivos protegidos.

 

3.-Realizar inventario de la superficie dotada con riego localizado para producción a cielo abierto.

 

4.-Planificación de siembras de cereales para ciclo de riego, incluyendo arroz y semillas certificadas de maíz y sorgo.

 

5.-Planificación de siembras para producir semilla certificada de soya bajo riego.

 

6.-Planificación de siembras para producir semilla certificada de leguminosas de grano, y planificación de cultivos que como el girasol, ajonjolí, frijol y sorgo, pueden ocupar un lugar en las siembras de “nortes” en algunas regiones agrícolas del país.

 

Una vez que se cuente con toda la información de superficie a sembrar por cultivo y por región y que se conozcan los sistemas de producción a aplicar; una vez que se establezcan los compromisos de los entes financieros y sus aportes a la agricultura, de las industrias receptoras y procesadoras de alimentos, de las cadenas de comercialización, y todos los detalles concernientes a la actividad productiva, se procede a su ejecución. Para esta ejecución de todos los cultivos incluidos en la planificación, es indispensable contar con los insumos y todos los suministros y servicios que se requieran, lo cual se desprende de las actividades que se presentan a continuación.

 

7.-Inventario de insumos para planificar su suministro suficiente y oportuno, incluyendo los siguientes productos:

 

-Semillas: revisar la cantidad de semilla certificada existente en el país, para organizar la producción nacional y la importación, de tal manera que se cubra oportunamente las necesidades de cada cultivo, para todo el año, y con productos de elevada calidad en cuanto a tolerancia a nuestras condiciones ambientales y alta capacidad de rendimiento.

 

-Fertilizantes: revisar inventarios existentes, y planificar los requerimientos de acuerdo a cada cultivo y su ubicación en específicos sistemas suelo-clima, para organizar la producción nacional de fertilizantes nitrogenados y fosfatados, y para iniciar las gestiones para la importación de productos deficitarios. Promover el uso de los análisis de suelo recientes para una mejor estimación de los fertilizantes requeridos. Acelerar todos estos procesos para que los fertilizantes puedan ser oportunamente distribuidos a las diferentes regiones del país.

 

Estimar tipos y cantidades de fertilizantes requeridos para los cultivos forrajeros.

 

Incluir en este proceso a los fertilizantes foliares y los hidrosolubles, para ser utilizados en fertirrigación de cultivos protegidos y en los cultivos dotados con riego localizado a cielo abierto.

 

Estos requerimientos deben cubrir todo el país para las siembras de secano, riego y “nortes”.

 

-Plaguicidas: organizar el suministro de herbicidas, insecticidas, fungicidas, nematicidas, rodenticidas, acaricidas, según las posibles necesidades de cada cultivo y la salud pública.

 

Al igual que para fertilizantes, estas estimaciones deben cubrir todo el país y los ciclos de lluvia, riego y “nortes”.

 

8.-Inventario de maquinarias y equipos agrícolas para poder ampliar el parque de ellos según las deficiencias encontradas, de tal manera que se pueda atender, oportunamente, toda la superficie agrícola planificada. Esto permitiría realizar las siembras en las mejores fechas para cada sistema suelo-planta-clima, y la recolección de las cosechas a tiempo para evitar pérdidas por este concepto, favoreciendo el éxito de las operaciones.

 

9.-Mejorar, a la mayor brevedad, al menos los puntos más críticos de la vialidad agrícola, de tal manera que en ninguna parte del país se vea obstaculizado el paso de insumos agrícolas, maquinarias y equipos agrícolas, y otros suministros hacia las unidades de producción; y se logre la salida a tiempo de los productos cosechados.

 

10.-Iniciar de inmediato la formación de un eficiente servicio de extensión agrícola, que sirva de ligazón entre productores y los centros de investigación, para acometer la solución de los problemas de nuestra agricultura y brindar una permanente asistencia técnica  a los agricultores. De esta manera se busca que el productor aplique las mejores prácticas agrícolas y realice una correcta aplicación del financiamiento asignado.

 

11.-Incentivar y apoyar los centros de educación e investigación agrícola, para que dispongan de personal capacitado y recursos materiales suficientes para cumplir sus responsabilidades, dando una franca orientación hacia la solución de los problemas de nuestra agricultura. Establecer, obligatoriamente, nexos institucionales entre educación, investigación, extensión agrícola y asociaciones de productores.

 

ACCIONES A MEDIANO Y LARGO PLAZO.

 

Aunque estas acciones comenzarán a brindar sus frutos a mediano y largo plazo, deben ser iniciadas tan pronto comiencen las actividades del nuevo gobierno, es decir, desde el propio mes de enero del año 2013. Para decidir en relación a estas acciones, se requiere crear de inmediato grupos multidisciplinarios, que se dediquen a la planificación de un desarrollo agrícola posible y en concordancia con los objetivos del gobierno central, objetivos que se han establecido sobre la base de las necesidades de la población venezolana y de las posibilidades de exportación de excedentes.

 

Estas acciones deben concentrarse, entre otros aspectos, en los siguientes:

 

1.-Ampliación y consolidación de la vialidad agrícola nacional.

2.-Ampliación de la agricultura bajo riego con la construcción de grandes y pequeños sistemas de riego.

3.-Saneamiento de tierras para incrementar la superficie de siembra, incluyendo cultivos forrajeros.

4.-Nuevos desarrollos regionales para la agricultura, con la conquista de territorios hasta ahora no explotados, inspirados en conceptos como el de la Colonia Agrícola de Turén, que a la vez que van a incrementar la producción de alimentos sirven para favorecer una ordenada ocupación del territorio nacional.

5.-Incrementar, según las necesidades, la capacidad de recepción y almacenamiento de productos cosechados, así como de las plantas procesadoras de productos hortícolas, frutícolas, caña de azúcar, granos de consumo directo, y otros.

6.-Promover el incremento del número de distribuidores de maquinarias y equipos agrícolas de calidad, de repuestos y de servicio satisfactorio al cliente.

7.-Ampliar y consolidar el servicio de extensión agrícola de acuerdo a las necesidades del país, las cuales se irán incrementando en la medida que se vaya ampliando la frontera agrícola y se modernice e intensifique el proceso de producción agrícola.

8.-Recuperar al INIA y a las universidades nacionales como centros de educación e investigación para el mejoramiento de nuestra agricultura, promoviendo el desarrollo de investigadores, consolidando los posgrados y revisando permanentemente el perfil de los egresados de pregrado en las áreas relacionadas con las ciencias agronómicas.

 

 

Pedro Raúl Solórzano Peraza.

Maracay, septiembre de 2012.

Article written by

-Ingeniero Agrónomo egresado de la Facultad de Agronomía, Universidad Central de Venezuela en la promoción de 1966. -Master of Science obtenido en Soil Science Department, North Carolina State University. Raleigh, North Carolina. U.S.A., en 1974. -Miembro de la “Honor Society of Phi Kappa Phi” by election of the Chapter at North Carolina State University. January, 1974. -Profesor de Edafología, jubilado de la Facultad de Agronomía. Universidad Central de Venezuela. Maracay. Fecha de jubilación: 17/03/1995. -Asesor en el área de fertilidad de suelos y desarrollo de cultivos en varias empresas nacionales. Desde 1975. -Asesor para el desarrollo de nuevos productos del Departamento de Fertilizantes de Agroisleña, C.A. Cagua, Aragua. Venezuela. Desde 1997 hasta 2010. -Más de 60 artículos científicos y divulgativos publicados en revistas nacionales e internacionales. -Libros publicados: 1.-Producción de sorgo granífero. Universidad Nacional Experimental de los Llanos Occidentales Ezequiel Zamora. Guanare. Venezuela. 71 pag. 1979. 2.-Producción de soya. Protinal, C.A. Valencia. Venezuela. 70 pag. 1984. 3.-El Sorgo Granífero, su producción en Venezuela. Protinal, C.A. Valencia. Venezuela. 140 pag. 1986 4.-La Soya, su producción en Venezuela. Protinal, C.A. Valencia. Venezuela. 189 pag. 1992. 5.-Fertilidad de Suelos, su manejo en la producción agrícola. Alcance 51. Comisión de Biblioteca, Información, Documentación y Publicaciones. Facultad de Agronomía. Universidad Central de Venezuela. Maracay. Venezuela. 207 pag. 1997. 6.-La Agricultura Venezolana, una novela. Ediciones de la Biblioteca (EBUC). Universidad Central de Venezuela. Caracas. Venezuela. 126 pag. 1998. 7.-Manual para la Fertilización de Cultivos en Venezuela. Agroisleña, C.A. Cagua, Aragua. Venezuela. 215 pag. 2001. 8.-Fertirrigación, soluciones nutritivas para los cultivos. Agroisleña, C.A. Cagua, Aragua. Venezuela. 165 pag. 2003. 9.-Crecimiento, Nutrición y Fertilización de Cereales en Venezuela. Con Ing. Marcos Luis Rengel. Agroisleña, C.A. Cagua, Aragua. Venezuela. 152 pag. 2004. 10.-El Cultivo de la Soya en Venezuela. Con Ing. José Alfredo Muñoz B. Y Manuel Alejandro Gamboa P. Agroisleña, C.A. Cagua, Aragua. Venezuela. 188 pag. 2005. 11.-El Nitrógeno. Lo verde, lo azul y lo rojo. Agroisleña, C.A. Cagua, Aragua. Venezuela. 90 pag. 2008. 12.-El Fósforo. Las plantas, los cerillos y las armas. Agrícola Tanausu, C.A. Cagua, Aragua. Venezuela. 100 pag. 2010.